¿Cómo mejorar la seguridad de tu Wi-Fi?

Fernando
Fernando
5 min read

Muchas veces lo ignoramos, pero el router que hace que tengamos internet por medio de nuestra zona de Wi- Fi (ya sea en casa, en el trabajo, la escuela, etc.) es la primera defensa que tenemos contra el daño de terceros (como es el caso de los hackers) o bien, contra ataque de un malware. Una desventaja al respecto es que, con las características de fábrica con las que cuentan, los módems de señal Wi-Fi suelen ser, por demás, endebles en lo que respecta a la seguridad de la conexión.

¿Cómo mejorar la seguridad de tu Wi-Fi? – Llamadas no deseadas – IsThePhone

Por ello, a continuación, te presentamos algunos pasos básicos pero efectivos para mejorar la seguridad de tu Wi-Fi.

Antes que nada, ten en cuenta que, si deseas configurar tu router, sólo debes ingresar al menú. Generalmente, cada modelo contará con un manual de usuario (todos deberían traerlo), en donde podrás, después de ingresar la dirección IP en tu navegador, iniciar con la personalización de la seguridad de tu router. Una vez hecho esto, puedes mejorar su estado de seguridad con acciones como las siguientes:

Modifica tanto el password como el nombre de usuario (User)

Como podrás imaginarte, a la empresa que te proveé el módem no le interesa en lo más mínimo la seguridad de la conexión inalámbrica en tu hogar; de hecho, parece todo lo contrario, básicamente, porque estas empresas suelen colocar nombres de usuario y contraseñas simples, que cualquiera sin mucha experiencia podría hackear.

La principal razón de ello es que en el momento de la instalación facilitan el acceso de sus trabajadores.

Por lo tanto, suelen colocar usuarios tan genéricos como: Usuario1, Amdin. Y contraseñas del tipo qwert, 12345, password1, etc. que, como podrás leer, no son ni cerca el ideal de seguridad al que aspiramos en nuestro hogar.

Por ello, el primer paso de optimización será el establecer un usuario propio y una contraseña difícil de ser hackeada (si tienes miedo de olvidarla, anótala en una libreta o agenda; de la cual, por supuesto, debes conocer su paradero).

Modificar la SSID

Muchas personas ignoran lo que es la SSID. Se trata del nombre de nuestra red inalámbrica; en términos más simples, es aquello que podemos observar al momento de iniciar con la conexión desde un dispositivo móvil, por ejemplo, una tableta o laptop.

En este caso, los fabricantes también lo dotan de un nombre, como AT&T 30981. Y lo más recomendable es modificarlo, básicamente, porque evitamos llamar la atención, y no damos información sobre la empresa con la que tenemos nuestro servicio de internet.

Pon en marcha la seguridad tipo WPA2

Esto tiene que ver estrechamente con el pasword propio de nuestra zona de conexión. La contraseña o clave de WPA2 estará mucho mejor protegida cuando sea una contraseña que mezcle letras, números y símbolos y jamás pienses en colocar información personal y que puede ser adquirida o adivinada por medio de la ingeniería social, es decir, evita colocar fechas de cumpleaños, nombre de algún integrante de la familia, etc.

Es verdad que puede ser un poco engorroso a la hora que alguien visita tu casa y te pide la contraseña del Wi-Fi, pero es mejor contar con un elemento más de seguridad en tu red hogareña.

Es un incordio para las visitas, sí, pero en el momento que la memoricen en sus dispositivos ya no habrá problema, y es mejor eso que arriesgarse a que la descubran con una simple herramienta de hacking.

Deshabilitar la administración remota de la red

Se supone que, por configuración de fábrica, los módems ya deben de contar con este elemento desactivado, pero no perdemos nada con comprobarlo y, en caso de que esté habilitado, hacerlo cuanto antes.

Si no aparece como administración remota, también lo puede hacer como gestión remota del equipo o algún nombre afín.

Debemos desactivarla porque, como podrás imaginarte, permite que se modifiquen las características de nuestra red desde un dispositivo ajeno a la red misma.

No olvides comprobar el estado de la administración remota desde el primer día que cuentas con una conexión nueva (por ejemplo, al cambiar de empresa).

Mantén actualizado el firmware

Puede que nada de lo que hayas hecho hasta ahora sea suficiente para mantener segura tu conexión si la empresa con la que has contratado el servicio de internet presenta algún tipo de brecha en la seguridad de sus propios firmwares.

Esto, usualmente, es algo que tarde o temprano aparece, pero para ello, las empresas crean parches de seguridad que envían a los módems con el fin de sanear dichas brechas.

En la actualidad es cada día más simple hacerlo; y lo puedes llevar a cabo desde el sitio IP del router, el mismo que empleas para configurar la conexión y que mencionamos un par de párrafos arriba. Si tienes dudas al respecto, puedes cuestionar sobre tales actualizaciones a la empresa.

Responses